Bandeja de entrada Hotmail

Hablaremos sobre la bandeja de entrada de Hotmail: cómo acceder y cómo gestionarla

Bandeja de entrada de Hotmail II

Ayer comenzábamos hablando de la bandeja de entrada de Hotmail, ahora Outlook. Hablamos de la limpieza, concretamente de los filtros contra el spam, o correo basura. Hoy vamos a cntinuar hablando de la limpiea de la bandeja de entrada, concretamente sobre las funciones para ordenarla.

Función LIMPIAR. Tenemos una función, dentro de la bandeja de entrada de Hotmail, que sirve para cambiar de lugar los mails u ordenarlos en distintas carpetas; de este modo, no solo podremos tener la bandeja de entrada limpia sino también perfectamente ordenada a nuestro gusto. La opción “limpiar” sirve también para que los mensajes que nos lleguen de un mismo remitente puedan ser ordenados directamente en una misma carpeta, correspondiente a ese remitente en concreto. Esta opción es muy útil si recibimos muchos mails de una misma persona en nuestra bandeja de entrada. Asimismo, con esta función podremos eliminar mensajes que eran de nuestro interés en un momento dado pero que actualmente no nos interesan, pues ocupan un espacio en nuetsra bandeja y ya no los necesitaremos más (para ello, vamos a “limpiar” y “eliminar todo” de ese contacto).

Además, en nuestra bandeja de entrada de Hotmail, Outlook, tenemos la posibilidad de marcar los correos electrónicos de diversas maneras: no leído, importante, etc., y así no perderemos de vista esos correos que tienen información que queremos salvaguardar y tener siempre a mano.

 

bandeja de entrada Hotmail

 

La función de ordenar la bandeja de entrada por carpetas es muy interesante. ¿Cómo funciona? solamente debemos ir a la zona superior izquierda de nuestra bandeja e ir a la función NUEVA CARPETA, pinchar en esa opción y volver a pinchar en NUEVA CARPETA; inmediatamente podremos adjudicarle un nombre a esa carpeta y ya podremos enviar los mensajes que queramos incluir en ella a la mima. ¿Cómo hacer? es bien sencillo: podemos hacer click en un mensaje que queramos enviar allí y arrastrarlo ahcia la ubicación que nos interese. Además, para gestionar cada una de las carpetas que hayamos creado, basta con pinchar con el click derecho en la misma carpeta y optar por la opción que nso interese ejecutar en ese momento.

Como podemos apreciar, gestionar la bandeja de entrada de Hotmail es muy sencillo, pues tiene una experiencia de uso muy intuitiva y, por lo tanto, únicamente tenemos que trastear en ella y daremos con las soluciones que buscamos sin mayor problema.

Además, si tienes una cola larga de correos y necesitas encontrar uno rápidamente, sin perder el tiempo, fíjate en que hay un buscador, una pequeña barra de búsqueda, en la zona derecha de la bandeja. Para encontrar el mensaje que buscas solo has de introducir el nombre del contacto o el título del mail y el programa encontrará sin inconveniente y con rapidez el correo que estás buscando.

Hotmail no tiene muchas complicaciones, como puedes ver, pero todos necesitamos ayuda cuando aún no nos hemos iniciado en algún aspecto. Hay muchos vídeo tutoriales que nos ayudarán a aprender cómo gestionar nuetsro correo. A continuación, proponemos uno de los muchos que podemos encontrar:

 

 

 

 

 

 

 

Bandeja de entrada de Hotmail I

La bandeja de entrada de Hotmail es fácil de manejar. No obstante, si estás en mi blog se deberá a que aún no has dado tus primeros pasos en Hotmail y deseas obtener la información más básica del servicio para poder empezar cuanto antes a gestionar tu correo electrónico, o también puede deberse a que deseas más información sobre el tema que nos ocupa: la bandeja de entrada de Hotmail, que ha pasado a denominarse Outlook.

La bandeja de entrada de cualquier proveedor de correo electrónico es aquel espacio virtual que tiene como objeto que el usuario pueda recibir los correos que otros usuarios envían a su cuenta. Nada más y nada menos, aunque no es menos cierto que tiene múltiples funciones, incluso funciones avanzadas, para organizar los mails y tener así una bandeja limpia y ordenada.

Hoy día la interfaz de Hotmail, servicio que como hemos comentado ahora se llama Outlook, está evolucionada en comparación con la que tenía Hotmail hace unos años, no muchos, tanto en cuanto a su presencia estética como a las nuevas funciones que integra. Estas mejorías vienen de la mano del nuevo servicio, Outlook, que no es otra cosa que una versión nueva de Hotmail, mejor adaptada a los cambios tecnológicos de los últimos años.

En esta entrada inaugural hablaremos de una de las funciones principales de la bandeja de entrada de Hotmail, la limpieza. Cuando hablamos de la limpieza en el correo nos referimos a dos cosas: a los filtros de spam (correo basura -no deseado- que generalmente se trata de publicidad) y a la propia limpieza que el usuario puede realizar en su bandeja de correo. Hoy hablaremos del spam.

Para Microsoft era el momento ya, tras perder mcuhos usuarios por esta causa, de mejorar los filtros contra el spam en la bandeja de entrada de su servicio Hotmail. Hacía una revisión muy superficial, por lo que la bandeja rápidamente se llenaba con decenas de correo basura que el usuario tendría que eliminar manualmente.

Entre el spam no solo hay publicidad, sino que podemos encontrar miles de casos en los que le correo contiene un virus o malware que puede causar daños en el equipo así como robar nuestros datos, con lo que la confidencialidad de todo el contenido que guardamos en nuestra bandeja de Hotmail -Outlook-, puede llegar a manos indeseadas.

Microsoft, siendo consciente de las múltipls quejas de sus usuarios decidió cambiar esto reforzando seriamente los filtros que intervienen el correo basura y enviándolos directamente a la carpeta “no deseados”. Se han tomado tan en serio salvaguardar la seguridad e intimidad de sus usuarios, que actualmente las cifras que se manejan en la red sobre el porcentaje de bloqueo que obtiene el nuevo sistema, denominado SmartScreen, ronda el 98%.

Los millones de personas que utilizan Outlook son la muestra de que este nuevo sistema les protege ante los millones de amenazas potenciales que pueden darse cada día en un servicio de correo electrónico.